Feminas

Esto es lo que cuesta hacer un desfile de modas

Para que todo salga a la perfección no solo se requiere una buena logística, también un gran presupuesto. 

El origen de los desfiles de moda se remonta a algunos años atrás cuando eran totalmente exclusivos en salones decorados o residencias con un público estrictamente seleccionado, y las colecciones debían ser de Haute Couture (alta costura), lo que implicaba, que cada prenda debía ser única, hechas a mano en un taller y a la medida.

Los apreciamos y podemos decir que son uno de nuestros espectáculos favoritos, el momento que todos esperamos para conocer una nueva colección  y observar cada uno de los detalles tanto en las prendas como accesorios portados por una secta de musas. 

Ver también: El origen de los desfiles de moda

Hoy, han ido evolucionando y siendo presentados en lugares en los que quizá nunca imaginamos, para dar un ejemplo, en México hace aproximadamente 2 años, los venues comenzaron a ser lugares significativos para el país como el Ángel de la Independencia y el Monumento a la Revolución. 

Pero no hace falta pensar más, cuando hablamos de desfiles innovadores con atmósferas fuera de serie solo hace falta mencionar a Karl Lagerfeld y los escenarios que ha ocupado para presentar las colecciones de Chanel, el más reciente: El Grand Pais convertido en playa

Ver también: Chanel se toma muy en serio el verano (prohibe los tacones) y convierte al Grand Palais en playa

Chanel Spring/Summer 2019

 

Producciones sumamente cuidadas que ilustran perfecto las colecciones que se presentan y que envuelven a los presentes en ellas, es lo que nos llama la atención, pero ¿qué hay detrás de ello? 

Como en cualquier evento, estos requieren de una organización extrema y una logística perfecta, por lo que para llegar a la presentación final no es tan sencillo como pudiera aparecer, pues además hay que considerar el presupuesto, que por cierto podría ser más elevado de lo pensado. 

Centremonos en las capitales de la moda más importantes, en las que las expectativas de los diseñadores están volcadas en los resultados artísticos, pero sobre todo económicos, por lo que aportar una impresionante puesta en escena en la semana de la moda, los gastos para conseguirlo se disparan. 

Pocos pueden permitírselo pero los que tienen el suficiente presupuesto no lo dudan: arruinarse unos días reporta una publicidad y unas ventas que compensarán absolutamente todo.  

Solo para imaginar un poco, un desfile de nueve minutos y medio (aproximadamente lo que dura un desfile promedio) de Marc Jacobs en Nueva York, según fuentes de la propia compañía, puede costar casi un millón de dólares. Una cantidad que para el diseñador quizá no podría parecer tanto, y suena relativamente proporcional a sus ganancias. 

Marc Jacobs Spring/Summer 2019

 

El costo del alquiler es el mismo para cualquier evento y en Nueva York, los más emblemáticos son:  la New York Public Library que se alquila en 50 mil dólares, y el Lincoln Center, que según el emplazamiento, varía entre los 15 mil y los 50 mil dólares

Solo por mencionar dos escenarios importantes para la ciudad, sí, con ello más o menos podemos imaginar cuál es el precio que tuvo que pagar D&G para presentarse en el MET.  

Pero no todo termina en el alquiler (obviamente), pues a ello se le suman los sueldos de todos los profesionales desplazados a la ciudad en cuestión, que trabajan para que todo quede a la perfección. 

Según un portal especializado todo lo que conlleva el backstage asume más o menos el precio de: maquillaje y peluquería, entre 5 mil y 20 mil dólares, que en la mayoría de las ocasiones no cuestan nada porque son patrocinadas; relaciones públicas, entre 10 mil y 25 mil por un mes

La iluminación, a partir de 10 mil dólares; las invitaciones, 5 mil, y las modelos, son contratadas por una cantidad de aproximadamente 40 a 60 mil dólares, e incluso las más cotizadas en la industria pueden llegar hasta más de 80 mil, actualmente imaginamos a Gigi Hadid

Moschino x H&M

 

Aunque algunas se prestan a desfilar gratis por el prestigio que les reporta pasear las creaciones de una estrella de la moda.

Y no, no todo termina ahí, todavía a ello se le suma el costo de las celebrities, porque aunque sí hay quienes pagan por aunque sea obtener una última fila, el ejemplo más claro es el de Chanel en cuyo front row siempre se van a encontrar rostros conocidos enfocados y que cobran muy bien. 

Parece que el ruido mediático que provocan compensa sus honorarios y, por ejemplo, Beyoncé se embolsó 100 mil dólares por asistir a un show de 2010, y Rihanna 97 mil 500 por hacer el “esfuerzo” de acudir al desfile del “Kaiser” Karl Lagerfeld para Chanel en 2012. Actualmente con los influencers reinando en cada desfile, no queremos imaginar lo que cobra Chiara Ferragni solo por sonreír. 

Ver también: La razón por la que el vestido de Chiara Ferragni vence (evidentemente) al de Meghan Markle

Es cierto que las cifras nos marean, pero si imaginamos lo redituable que puede ser para las firmas, entendemos todo. Por lo que asumimos que nada es una casualidad en los desfiles de moda, y la inversión es solo un poco en comparación con lo que serán las ganancias.

La entrada Esto es lo que cuesta hacer un desfile de modas se publicó primero en Harper’s Bazaar.

Add comment

Tweet Share