Feminas
harper's bazaar

¿Hasta qué punto el vello femenino es un tabú? Firmas de belleza y cosmética que irrumpen en la industria con un mensaje lleno de… PELO

Este verano, una marca de productos de depilación estadounidense lanzaba una campaña que se hizo viral en cuestión de días tras mostrar algo inédito en un anuncio de cuchillas depilatorias: pelo.

Resulta irónico, ¿verdad? Pero la realidad es que las marcas que comercializan este tipo de productos rara vez muestran el vello corporal que pretenden eliminar con sus cuchillas y bandas de cera. ¿Hasta qué punto el vello femenino es un tabú si tenemos en cuenta que hasta las marcas que se benefician de eliminarlo lo esconden en sus campañas publicitarias?

Por eso no es de extrañar que en un momento como este, en el que el feminismo, la lucha por la igualdad y la ruptura de estereotipos y cánones de belleza cobra más fuerza que nunca, firmas de belleza y cosmética que irrumpen en la industria con un mensaje diferente calen a la perfección entre el público millennial.

Y, precisamente, Billie, dio la vuelta al mundo con su primera campaña gracias a un eslogan sincero y directo: “El pelo existe. Todo el mundo lo tiene. Incluso las mujeres. Si alguna vez, por algún motivo, decides quitarlo, aquí estamos”.

Pero esta norma de esconder ciertas partes del cuerpo femenino y su universo, no es exclusiva del vello corporal. De hecho, los tabúes aumentan si pasamos al ámbito de la menstruación.

Un fenómeno similar al de Billie fue creado por la marca de compresas y tampones Bodyform, que ponía por primera vez el color rojo simulando la menstruación en un anuncio publicitario. Sangre cayendo en la ducha, manchas de regla pixeladas (por la ley que prohíbe mostrar imágenes menstruales en televisión), y otros detalles que daban un giro de 180 grados a todos los tabúes que, hasta ahora, rodeaban a la regla en los anuncios publicitarios.

Y resulta irónico pensar que, un proceso biológico, que la mitad de la población mundial tiene una vez al mes, siga siendo tabú en una sociedad avanzada. Sobre este tema reflexionaba recientemente la periodista de belleza y autora del blog The Beauty Mail, Cristina Mitre, en una serie de vídeos publicados en su perfil de Instagram.

La periodista quiso invitar a todos sus seguidores a pararse a pensar en cómo los anuncios de productos de higiene íntima iban siempre acompañados de mensajes como “para sentirte limpia y segura”, dando por hecho, de este modo, que una mujer en período menstrual suele sentirse de forma insegura.

Pero si lo pensamos fríamente, ¿debemos sentirnos sucias y desprotegidas a causa de un proceso fisiológico por el que pasamos una vez al mes y que permite la reproducción del ser humano? La respuesta no debería dar lugar a dudas y, sin embargo, es la sensación de la mayoría de mujeres cuando tienen la regla.

Y lo peor es que este mensaje que han adoptado las campañas publicitarias en las últimas décadas, se dirige también al envejecimiento, el paso del tiempo o, simplemente, los cuerpos que no encajan dentro de los cánones tradicionales.

Esto es, ¿por qué cuando encendemos la televisión la gran mayoría de los anuncios de cosmética van dirigidos a combatir las arrugas, las manchas, la celulitis o las estrías de las mujeres? ¿Acaso los hombres no envejecen ni acumulan grasa? ¿Son peores nuestras marcas que las suyas?

Y, sobre todo, teniendo en cuenta la importancia del feminismo en la sociedad actual, ¿por qué la industria de la cosmética parece seguir empeñada en acabar con signos de la edad o cambios en nuestro cuerpo que son inevitables?

Cristina Mitre, que además de ser experta en belleza cuenta con un punto de vista muy opuesto al de la publicidad tradicional, reflexiona sobre este aspecto para HarpersBAZAAR.es, explicando cómo un cambio en la filosofía y acciones, no solo de las firmas de moda y belleza sino también de los medios de comunicación especializados, influiría en el comportamiento y autoestima de las mujeres.

“Desde luego, un cambio del concepto de la cosmética y la belleza ayudaría a que muchas mujeres se sintiesen más representadas y se reconociesen en esas publicidades. Creo que el camino a seguir es apostar por la diversidad siempre y en el sentido más amplio de la palabra”, nos cuenta, ejemplificando con firmas como Reebook o Sweaty, que han incluido modelos con tallas superiores a la 36 en sus campañas de publicidad.

La periodista, además, rompe una lanza a favor de las redes sociales, que asegura han servido para dar voz y visibilidad a mujeres que no corresponden con los cánones establecidos. “Por ejemplo, la modelo Paloma Elsesser, quien ha participado en las campañas de Fenty Beauty y Nike Women, fue descubierta por la maquilladora Pat Mcgrath, quien se fijó en ella a través de su cuenta en Instagram y le dio la oportunidad de ser la imagen de su nueva marca de maquillaje”, explica Mitre.

Eso sí, aunque la publicidad, especialmente la dirigida a las mujeres y sus cuidados, tiene un largo recorrido por delante hasta estar a la altura de lo que las nuevas generaciones exigen, es cierto que muchas firmas ya han establecido una nueva filosofía.

Una filosofía que va desde grandes marcas que lanzan líneas veganas, hasta otras que apuestan por personas transgénero como embajadoras, las que optan por una mayor diversidad racial en sus campañas y también las que lanzan colecciones intentando romper tópicos y estereotipos.

En este último grupo, está una de las últimas campañas de MAC, que Cristina Mitre menciona como el claro ejemplo de la tendencia más inclusiva que está tomando la industria. Se trata de una campaña que bajo el hashtag #whatsyourthing (qué te gusta), anima a la libre expresión y lacelebración de todos los cuerpos, rostros, razas y culturas.

Y, ¿cómo podemos hacer, como meras usuarias, para romper con ese concepto anti-aging que tiene la belleza a día de hoy y convertirnos en consumidoras voluntarias que disfrutan con los productos? Nos quedamos con el consejo de Cristina Mitre, por el que apuesta para cambiar, de una vez por todas, ese concepto nocivo que sigue acompañando a la cosmética.

“Desde mis redes sociales, mi blog y mi podcast apuesto por la belleza del disfrute, que las mujeres se dediquen un rato a ellas mismas, a cuidarse para sentirse mejor, a quererse como quieren a otros, porque usar barra de labios no nos hace mononeuronales, ni unas vanidosas. Es un gesto del que disfruto, que me ayuda a sentirme bien y verme mejor. No se trata de borrar lo que somos sino de mejorar lo que tenemos para gustar(nos) más”.

La entrada ¿Hasta qué punto el vello femenino es un tabú? Firmas de belleza y cosmética que irrumpen en la industria con un mensaje lleno de… PELO se publicó primero en Harper’s Bazaar.

Add comment

Tweet Share